¡Hola!


Completa los siguientes campos
para iniciar la conversación en WhatsApp

Candida Auris: un hongo multirresistente.

17/04/2019 Boletín de Prensa No 064 de 2019

– La Cándida auris se vigila en Colombia desde el año 2016

Bogotá, D.C., 17 de abril de 2019. El Ministerio de Salud y Protección Social y el Instituto Nacional de Salud (INS) informan que en Colombia no ha aparecido ningún hongo nuevo y mortal que afecte la salud de los colombianos. Desde 2015 se conoce la presencia de Cándida auris y al año siguiente se incluyó su vigilancia en el Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública (Sivigila). 

La Cándida auris es una levadura usualmente intrahospitalaria, en ocasiones multirresistente. Puede contaminar el ambiente de las habitaciones en hospitalización general, Unidades de Cuidado Intensivo y salas de cirugía, entre otros, principalmente por baja adherencia a la higienización y lavado de manos, y por procesos deficientes de limpieza y desinfección de las diferentes áreas. Por lo general, este hongo afecta a personas con compromiso inmunológico, en especial aquellos con cáncer, enfermedad renal crónica, VIH/Sida y aquellos con hospitalizaciones prolongadas. 

Varios países han reportado la presencia de Cándida auris. La primera vez fue en Japón en 2009 y posteriormente en Corea del Sur, India, Sudáfrica, Kuwait, Israel, Omán, Estados Unidos, Canadá, Brasil, Reino Unido, Noruega, Alemania y España. En 2012 se notificó un brote hospitalario de esta levadura en Venezuela, el primero en las Américas. 

En Colombia, desde 2015 se han identificado casos de infección por Cándida auris de forma aislada.  Entre el primero de enero y el 31 de marzo de este año se han notificado 64 casos; durante 2019 ni el Ministerio ni el INS han generado nuevas alertas epidemiológicas frente a este evento, ni han identificado muertes atribuibles a Cándida auris.

Aunque esta levadura presenta multirresistencia a los antifúngicos utilizados mundialmente, en Colombia no se ha presentado este comportamiento. El 99% de los aislamientos efectuados respondieron adecuadamente a los medicamentos antifúngicos. 

Las secretarías de Salud Departamentales, Distritales y Municipales, las Empresas Administradoras de Planes de Beneficios, las Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud, Asociaciones Científicas y Universidades deben seguir –como hasta ahora lo han ha hecho– las acciones de vigilancia, control de brotes y prevención de nuevos casos de infecciones invasivas causadas por Cándida auris, en particular aquellas emitidas en la Circular Externa Conjunta 025 del 26 de julio de 2017 del Ministerio de Salud y Protección Social y el INS.

Así mismo, deben continuar con el cumplimiento del protocolo de Vigilancia en Salud Pública de Infecciones Asociadas a la Atención en Salud (IAAS) del INS.

Boletín de Prensa No 064 de 2019 (17/04/2019). Ministerio de Salud y Protección Social. “No ha surgido ningún hongo nuevo que ponga en riesgo la salud de los colombianos”. https://www.minsalud.gov.co/Paginas/No-ha-surgido-ningun-hongo-nuevo-que-ponga-en-riesgo-la-salud-de-los-colombianos.aspx?fbclid=IwAR0JX1hWdR0WtKR8nB7LECB9iPL5eBibPpJ511_GatZpw5yJEz5o42YvunI.

Candida Auris: un hongo multirresistente.

17/04/2019 Boletín de Prensa No 064 de
2019

– La Cándida auris se vigila en Colombia desde el año 2016

Bogotá, D.C., 17 de abril de 2019. El Ministerio de Salud y Protección Social y el Instituto
Nacional de Salud (INS) informan que en Colombia no ha aparecido ningún hongo
nuevo y mortal que afecte la salud de los colombianos. Desde 2015 se conoce la
presencia de Cándida auris y al año siguiente se incluyó su vigilancia en el Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública (Sivigila). 

La Cándida auris es una levadura usualmente intrahospitalaria, en ocasiones
multirresistente. Puede contaminar el ambiente de las habitaciones en
hospitalización general, Unidades de Cuidado Intensivo y salas de cirugía,
entre otros, principalmente por baja adherencia a la higienización y lavado de
manos, y por procesos deficientes de limpieza y desinfección de las diferentes
áreas. Por lo general, este hongo afecta a personas con compromiso
inmunológico, en especial aquellos con cáncer, enfermedad renal crónica,
VIH/Sida y aquellos con hospitalizaciones prolongadas. 

Varios países han reportado la presencia
de Cándida auris. La primera vez fue en Japón en 2009 y posteriormente en Corea
del Sur, India, Sudáfrica, Kuwait, Israel, Omán, Estados Unidos, Canadá,
Brasil, Reino Unido, Noruega, Alemania y España. En 2012 se notificó un brote
hospitalario de esta levadura en Venezuela, el primero en las Américas. 

En Colombia, desde 2015 se han
identificado casos de infección por Cándida auris de forma aislada.  Entre el primero
de enero y el 31 de marzo de este año se han
notificado 64 casos; durante 2019 ni el Ministerio ni el INS han generado
nuevas alertas epidemiológicas frente a este evento, ni han identificado
muertes atribuibles a Cándida auris.

Aunque
esta levadura presenta multirresistencia a los antifúngicos utilizados
mundialmente, en Colombia no se ha presentado este comportamiento. El 99% de los
aislamientos efectuados respondieron adecuadamente a los medicamentos
antifúngicos. 

Las secretarías de Salud Departamentales,
Distritales y Municipales, las Empresas Administradoras de Planes de
Beneficios, las Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud, Asociaciones
Científicas y Universidades deben seguir –como hasta ahora lo han ha hecho– las
acciones de vigilancia, control de brotes y prevención de nuevos casos de
infecciones invasivas causadas por Cándida auris, en particular
aquellas emitidas en la Circular Externa Conjunta 025 del 26 de julio de 2017
del Ministerio de Salud y Protección Social y el INS.

Así
mismo, deben continuar con el cumplimiento del protocolo de Vigilancia en Salud
Pública de Infecciones Asociadas a la Atención en Salud (IAAS) del INS.

Boletín de Prensa No 064 de 2019
(17/04/2019). Ministerio de Salud y Protección Social. “No ha surgido ningún hongo nuevo que ponga en riesgo la salud de
los colombianos”
https://www.minsalud.gov.co/Paginas/No-ha-surgido-ningun-hongo-nuevo-que-ponga-en-riesgo-la-salud-de-los-colombianos.aspx?fbclid=IwAR0JX1hWdR0WtKR8nB7LECB9iPL5eBibPpJ511_GatZpw5yJEz5o42YvunI.

Día Mundial contra la Tuberculosis

Día Mundial contra la Tuberculosis

La tuberculosis es una enfermedad reemergente, infectocontagiosa crónica y altamente letal considerada la enfermedad infecciosa más relevante de la actualidad y una de las 10 principales causas de mortalidad a nivel mundial.  Esta patología es ocasionada por el contagio con bacilos pertenecientes al complejo Mycobacterium tuberculosis, los cuales se alojan principalmente en los pulmones, pero pueden propagarse a otros órganos como los riñones, la columna vertebral y el cerebro. La tuberculosis se transmite a través de micropartículas acusas producidas durante la tos de los pacientes con la enfermedad activa; los bacilos tuberculosos pueden permanecer en el aire durante varias horas y durante meses en superficies inanimadas.

Se estima que al menos un cuarto de la población mundial presenta una infección latente por Mycobacterium tuberculosis, es decir, se encuentran infectados con el microrganismo, pero no desarrollan la enfermedad, por tanto, no manifiestan síntomas, ni son capaces de transmitir la infección.  En estas personas los bacilos tuberculosos pueden permanecer inactivos durante toda la vida. Sin embargo, en personas con el sistema inmunitario débil, las bacterias se vuelven activas, se multiplican y provocan la enfermedad.

Las dificultades para combatir esta patología se han atribuido principalmente a la coevolución del microorganismo con el huésped, lo que brinda al patógeno herramientas sofisticadas para evadir el sistema inmunológico, principalmente mediante prevención de la activación de macrófagos. Las micobacterias son reconocidas por su diversidad taxonómica, su impacto en la salud global y por su pared celular atípica, ya que además de poseer una membrana citoplasmática y una capa de peptidoglicano, estas bacterias cuentan con una capa de arabinogalactano que les brinda una alta resistencia y virulencia, incluso han sido reportadas cepas capaces de resistir a los principales tratamientos contra la tuberculosis.

La cadena infecciosa de la tuberculosis puede romperse identificando oportunamente a los pacientes contagiados y asegurando su tratamiento. Así como con correctas prácticas de higiene de manos y la desinfección de superficies que han estado expuestas al bacilo.

 

Referencias:

  1. Becker, K., & Sander, P. (2016). Mycobacterium tuberculosis lipoproteins in virulence and immunity–fighting with a double‐edged sword. FEBS letters590(21), 3800-3819.
  2. Daniel TM. The history of tuberculosis. Respir Med. 2006; 100: 1862-1870
  3. Lemassu A, Ortalo-Magné A, Bardou F, Silve G, Laneélle MA, Daffé M. Extracellular and surface-exposed polysaccharides of nontuberculous mycobacteria. Microbiology. 1996; 142: 1513-1520.
  4. Tenover FC, Crawford JT, Huebner RE, Geiter LJ, Horsburgh CR Jr, Good RC. The resurgence of tuberculosis: is your laboratory ready. J Clin Microbiol. 1993; 31 (4): 767-770.
  5. World Health Organization (2018) Tuberculosis: Fact sheets. https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/tuberculosis Consultado el 20 de Marzo de 2019

CONTACTO

CONTÁCTENOS