Glutaraldehído Composición

Los aldehídos son un grupo de desinfectantes extensamente conocidos por su amplio espectro microbiológico, especialmente su capacidad esporicida. Existen varios desinfectantes pertenecientes a esta familia, sin embargo, el glutaraldehído es uno de los más utilizados en el área de limpieza y desinfección, así mismo, posee particularidades químicas y variaciones en su pH, estabilidad y toxicidad dependiendo de su concentración y las formulaciones que lo acompañan, aspectos en los que se hará énfasis en la presente revisión.

El glutaraldehído es un di-aldehído saturado de cinco carbonos ampliamente utilizado en la industria de los desinfectantes, cuyo mecanismo de acción implica la alquilación de grupos de microorganismos hidroxilo, amino, carboxilo y sulfhidrilo, que afecta la síntesis de ARN, ADN y proteínas.

El espectro microbiológico de este grupo de agentes químicos es una de sus principales bondades; la potencia biocida de los desinfectantes se clasifica en desinfectantes de bajo, intermedio y alto nivel, siendo estos últimos los más potentes entre los desinfectantes, al tener la capacidad de destruir la robusta membrana de las micobacterias compuestas de ácidos micólicos e incluso algunos desinfectantes presentan acción contra algunas esporas; tanto el poder biocida del glutaraldehído, y los aldehídos en general, que en décadas pasadas se acuñó el término “esterilización líquida” o “esterilización en frío”, haciendo referencia a estos agentes químicos que actuaban por inmersión y que no requerían del uso de altas temperaturas (como en la mayoría de autoclaves) para alcanzar eficacia tuberculicida y esporicida, no obstante, con la evolución de los procesos de esterilización este término ha entrado en desuso.

Dada su eficacia microbiológica, el glutaraldehído históricamente ha sido
destinado a las tareas más exigentes en el campo de limpieza y desinfección,
tales como desinfección de instrumental quirúrgico, desinfecciones de choque en
situaciones de brote, desinfección de instrumentos con alto riesgo biológico,
desinfección de endoscopios, entre otros.

Habitualmente los glutaraldehídos convencionales se almacenan a un pH ácido, ya que a este pH la molécula es estable y no sufre procesos irreversibles de polimerización, sin embargo, a este pH el glutaraldehído no presenta una adecuada eficacia microbiológica, por lo que la mayoría de los glutaraldehídos comerciales (que no tienen composición con amonios cuaternarios u otros tensoactivos), requieren de un proceso de “activación”, esto consiste en una modificación del pH para aumentar el poder biocida de la solución; las dificultades evidenciadas con este proceso de activación son múltiples, entre ellas destacan la generación de gases tóxicos durante la reacción, y la pérdida de la estabilidad de la molécula, es decir, una vez el glutaraldehído convencional alcanza un pH de 8 las moléculas se tornan inestables e inician un proceso de polimerización, lo cual reduce notablemente su vida media a un máximo de 15 días contados a partir de la activación, cabe resaltar que una vez polimerizadas las moléculas a un pH alcalino estos procesos ya no son reversibles. Otra de las dificultades evidenciadas en este tipo de productos, que no vienen en composición, es la necesidad de verificación de pH previo al uso, dado que las moléculas se tornan inestables podría ocurrir un retorno de la solución a pH ácido, y al estar ya polimerizada la molécula la solución no sería activa microbiológicamente, en caso de ocurrir esto la solución se debe desechar y preparar una nueva, lo que aumenta los costos institucionales.

En los últimos 40 años se han desarrollado composiciones de glutaraldehído, buscando resolver los problemas enunciados previamente del glutaraldehído convencional, entre las formulaciones que destacan el glutaraldehído-fenol-fenato de sodio, glutaraldehído ácido potenciado, glutaraldehído alcalino estabilizado.

ALKACIDE es una formulación a base glutaraldehído que pertenece a la familia de los glutaraldehídos ácidos potenciados. La composición de este producto consiste en la combinación de glutaraldehído a baja concentración, con tensoactivos catiónicos (amonios cuaternarios de quinta generación) y tensoactivos no iónicos que prolongan la estabilidad de las soluciones preparadas. Esta solución contiene glutaraldehído a un pH ácido, que no requiere modificaciones de pH para poder tener un efecto biocida, esto se debe principalmente que la composición de la mezcla con amonio cuaternario de quinta generación potencia la actividad del glutaraldehído, lo que le permite tener un amplio espectro microbiológico a un pH bajo.

Entre las ventajas que presenta esta formulación se encuentran:

  • Un aumento en la vida media en la solución de trabajo, ya que no hay
    modificaciones de pH, y por tanto no hay polimerización por lo que la
    solución de trabajo puede durar hasta 30 días después de preparada.
  • No requiere el uso de tirillas verificadoras de pH, ya que siempre se
    mantiene a un pH ácido.
  • Al no requerir activación, no hay formación de gases tóxicos que pueden
    ser irritantes y nocivos para mucosas y vías respiratorias.

Es por esto por lo que ALKACIDE, posee todas las ventajas desinfectantes a base de aldehídos, pero sin los problemas de preparación, almacenamiento o manipulación de otros glutaraldehídos del mercado, lo cual lo convierte en el producto ideal a la hora de realizar la limpieza y desinfección de alto nivel.

Deja un comentario